¿Qué son los Aneurismas de la Aorta?

El aneurisma de la aorta es la dilatación de la arteria aorta. Es una enfermedad grave, que afecta a millones de personas. Se considera que hay un aneurisma cuando la aorta se ha dilatado 1,5 veces su tamaño normal.

Este ensanchamiento debilita la pared de la arteria en la zona dilatada, lo que hace que la presión en su interior se expanda pudiendo causar una ruptura.

El aneurisma o dilatación implica que la pared muscular de la aorta, denominada media, va perdiendo flexibilidad. En general, esta pared se va adelgazando. Además, la presión que ejerce el flujo sanguíneo sobre la pared hace que vaya cediendo y aumentando de volumen. Incluso puede llegar hasta la ruptura.

img-aneurisma-aorta-to-web-2-en-1

¿Qué es el Aneurisma Disecante?

En la aorta torácica puede producirse otro fenómeno: el denominado aneurisma disecante. En este caso, se produce un desgarro de la capa íntima de la arteria, y debido a la debilidad de la capa muscular, la sangre empieza a separarla de la media, creando un falso canal o falsa luz.

Tipos de Aneurismas de la Aorta

Los aneurismas aórticos más comunes son:

  • Aneurisma de la aorta torácica: se producen en la parte de la aorta que pasa por el pecho. Es el más frecuente.
  • Aneurisma aórtico abdominal: ocurren en la parte de la aorta que pasa por el abdomen.

Debido a que los aneurismas pueden desarrollarse y hacerse grandes antes de causar síntoma alguno, es importante que sean diagnosticados precozmente en las personas con mayor riesgo.

Causas del Aneurismo de Aorta

Esta alteración en la estructura de la pared aórtica puede producirse por diversas causas, desde un problema genético a causas degenerativas como la arteriosclerosis o un traumatismo o una infección. Estas causas provocan una disminución de la distensidad de la aorta, lo que agrava su rigidez, originando la dilatación.

La hipertensión arterial y el tabaco favorecen la formación de aneurismas.

¿Qué es la Enfermedad Arterial Periférica?

En la enfermedad arterial periférica (EAP) o vasculopatía periférica (anteriormente llamada enfermedad vascular periférica) no fluye suficiente sangre hacia las piernas. Generalmente, los depósitos de grasa, llamados placas, que se acumulan a lo largo de las paredes de los vasos sanguíneos son la causa de la condición. Esta acumulación reduce el tamaño del conducto y disminuye la cantidad de sangre que puede fluir a través de éste. Esta es una condición llamada aterosclerosis. El síntoma más común es la claudicación intermitente, un dolor muscular intenso en las piernas o las nalgas al hacer ejercicio físico que desaparece al descansar. Los factores de riesgo para tener vasculopatía periférica son similares a los factores de riesgo para la enfermedad coronaria e incluyen:

  • Fumar cigarrillos o usar otras formas de tabaco (como inhalar y masticar).
  • Un nivel alto y anormal de colesterol en sangre (hipercolesterolemia).
  • Un nivel bajo y anormal de lipoproteína de alta densidad (LAD, el colesterol bueno).
  • Presión arterial alta (hipertensión).
  • Diabetes.
  • Antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular.
  • Obesidad.
  • Inactividad física (poco ejercicio regular).
  • Enfermedad renal (en el riñón).
  • Raza (las personas de raza negra parecen tener un riesgo más alto de sufrir esta enfermedad).